Nuevo miembro en la familia: introducción de un perro o gato en casa

Publicado por Team GUAU&CAT en

Cada vez más familias se atreven a dar el paso de introducir nuevos integrantes en hogares multi-especie. Ya sea adoptando un perro o gato, cuando ya se tiene alguno en la familia; o bien, ser la primera vez que aumentamos la familia con un animal.

Si nunca has tenido aún el placer de que un perro o gato formen parte de tu familia, o no sabes cómo introducir un nuevo miembro de la familia, cuando ya tienes otros, puede ser que te surjan muchísimas dudas. En este blog, vamos a hablar de cómo ayudar a conocerse y a hacer la introducción. El objetivo es que se sientan cómodos, sin presión y que la convivencia juntos sea sencilla y agradable.

Es necesario que antes de introducir un nuevo miembro en nuestro hogar, tengamos unas bases para saber cómo actuar ante este tipo de situaciones. Ya que es muy importante que se hagan las cosas bien desde el principio para que la situación pueda
ser positiva y agradable.

Introducción de perros sin otros animales en casa

Si es el primer miembro de la familia de 4 patas, podemos hacer una introducción y presentación del hogar sin que haya otros miembros que puedan causar nerviosismo. Será importante que el entorno sea tranquilo, sin ruidos fuertes ni elementos grandes que puedan causarles miedo.
Ellos tienen que sentir que el entorno es seguro y que pueden explorar libremente. Si es un perrito o gatito un poco tímido y le cuesta explorar o tiene miedo, podemos ayudarles con premios o con juego.

En muchas ocasiones, si es un peludo glotón, va a ser muy útil que vayamos repartiendo premios por el suelo (como pequeños trocitos de snacks naturales: para que hagan trabajo de olfateo y así exploren las estancias del hogar. Si tu peludo no es tan glotón y no muestra demasiado interés por los snacks, podemos usar juguetes y jugar con él para ir positivizando el nuevo hogar.

Ellos van a asociar esa zona a algo positivo, ya que allí habrán ido encontrando premios o habrán jugado. Y mientras juegan o comen, liberan neurotransmisores positivos en su cerebro. Es una forma de ayudar a que sientan que el hogar es seguro y que conlleva cosas positivas como premios o juego.

Introducción de gatos sin otros animales

Los gatos, en general, suelen ser animales más independientes. Con lo cual, probablemente, prefieran explorar el hogar por ellos mismos. Con su tiempo y a su manera.

Lo más recomendable es que el primer contacto con el hogar, sea en una habitación concreta. Esa habitación será la que vaya a ser su zona segura cuando tenga miedo, quiera descansar, esté nervioso o agobiado. Por esto, en esa habitación deberemos dejarle todo lo esencial para él durante los primeros días: Deberá tener su transportín abierto y en una zona alta (para que se sienta seguro), un cuenco con agua y comida, yun par de areneros para hacer sus necesidades. Recuerda que los gatos son muy limpios y no quieren tener el arenero cerca de su zona de descanso o de la zona de comida. Si tu gato es tímido, seguramente, tardará unos días en querer empezar a explorar el resto de habitaciones de la casa. Pero si es más explorador, seguro que en unas horas ya te pide explorar más estancias.

En el caso de los gatos, los premios y el juego no suelen funcionar con la misma eficacia que en los perros. Por esto, es recomendable el uso de feromonas. Las feromonas son sustancias químicas que usan algunos animales para comunicarse. Existen feromonas comerciales para gatos que les transmiten serenidad y tranquilidad, y en estos casos, pueden ser de gran ayuda.

Cuando el gatito se sienta listo para explorar toda la casa, deberemos ya tenerla adaptada a él. Son animales muy exploradores y en ocasiones podrían sufrir accidentes como caídas desde ventanas o balcones. Por esto, hay que tener redes de seguridad.

Introducción de un perro con otros animales en casa

Cuando queremos entrar un nuevo miembro peludo, ya habiendo otros habitando en el mismo hogar, la cosa cambia un poco.

En el caso de los perros, lo ideal es que se conozcan con correa y fuera de casa. Su casa, su hogar, es su sitio seguro, y en algunos casos, pueden sentir que si entra un perro nuevo que no conocen, les está invadiendo la casa. Así que antes de que entren en su casa, los tienen que conocer en la calle.

Lo más importante es que se mantengan las distancias y vaya con correa. Nosotros debemos estar atentos a sus señales corporales. Primero, los ayudaremos dejando snacks por el suelo y que vayan haciendo olfateo. El estar haciendo olfateo los relaja y les permite un acercamiento sin tensión. Dejaremos que se huelan, y si los dos se muestran seguros y quieren, les podremos dejar interactuar más e incluso jugar. Si uno de los dos se siente incómodo, mejor parar este encuentro y seguir más tarde. Queremos que todo sea una buena experiencia porque van a convivir juntos.

Cuando se han presentado y se muestran los dos seguros, podremos proceder a introducirlo en el hogar. Seguiremos atentos a las señales corporales de ambos, ya que si alguno muestra señales de incomodidad, deberemos actuar. En estos casos, es imprescindible que cada uno tenga sus límites y sus objetos necesarios. Seguro que si acaba de llegar alguien nuevo a casa, no quieres compartir con él la cama, el cuenco de comida o incluso tus juguetes, y menos el primer día. Así que, cada uno tendrá su espacio y sus objetos.

Introducción de un gato con otros gatos en casa

En el caso de los gatos, el procedimiento es parecido al de traer un nuevo felino a casa que vaya a estar solo. Deberá tener su propio espacio las primeras 24/48h. Donde comer, dormir y hacer sus necesidades. Si ya tenemos a un gato en casa, será más fácil que en ese espacio se vaya acostumbrando al olor (tanto el nuestro como el de nuestro gato).

Al principio, van a estar en habitaciones separadas donde no se puedan ver. Con los días, podemos dejarles acceso a verse pero no aún a tocarse o a estar en contacto. De esta forma, progresivamente, se irán conociendo y aceptando al nuevo miembro. En algunas ocasiones, podemos dejar que huelan objetos de ellos como una mantita, pero ¡ojo! Esto les puede provocar más nerviosismo. Por lo que, iremos muy
progresivamente.

Los gatos son animales muy sensibles a los cambios. Se estresan fácilmente y el estrés les puede perjudicar a nivel orgánico con enfermedades. Sobre todo, enfermedades del sistema urinario. Por esto, durante la introducción de un gato en el hogar, deberemos estar muy pendientes de ellos, de cómo se encuentran y de cómo están realizando sus micciones. La presencia de las feromonas puede ayudar a sobrellevar esta situación estresante.

 

En muchas ocasiones se necesita la ayuda de un educador o de un etóloga. No significa que no sepamos hacer una buena introducción. Simplemente es una persona especialista en estas situaciones y sabe mucho más que nosotros. Nos podrá ayudar y hacer de este proceso algo más fácil y positivo.

Lo más importante es que la presentación y los primeros días que convivencia salgan bien para que podamos tener una familia multiespecie feliz y segura. Y en caso de sentir que algo no va bien, saber que siempre podemos pedir ayuda a un especialista para mejorar la situación en nuestro hogar.

Categorías: Consejos