Mitos y miedos sobre la alimentación natural cruda o BARF

Publicado por Team GUAU&CAT en

MITOS Y MIEDOS SOBRE LA ALIMENTACIÓN NATURAL CRUDA O BARF

La dieta BARF (por sus siglas en inglés) o ACBA, es una dieta basada en ofrecer  ingredientes biológicamente apropiados y crudos a nuestros perros o gatos. Seguro que  ya has escuchado hablar de ella, para bien o para mal. Y siempre que sale algo nuevo,  hay dudas y conflictos sobre si es bueno o no.  

Este tipo de dieta tiene muchos beneficios como podéis ver en nuestro post Beneficios  de la Dieta Barf. Sin embargo, a medida que se ha ido popularizando este tipo de alimentación cruda, se ha difundido información incorrecta o conceptos erróneos, muy  probablemente por miedo o desconocimiento.  

En este blog, hablaremos de algunos de los mitos más conocidos sobre la dieta cruda y os informaremos de todo lo que es cierto y lo que no sobre este tipo de dieta natural.

Mito: Dar alimentación cruda hace que los perros y gatos se vuelvan  agresivos. 

Realidad: No existe ningún estudio, a día de hoy, que sostenga que un perro alimentado  con una dieta cruda natural, se vuelva más agresivo. Entendiendo que sería su dieta en  estado salvaje: carne, hueso carnoso, vísceras crudas,… Tampoco hay referencias de  especialistas o tutores que hayan visto que sus peludos se vuelvan más agresivos al  comer este tipo de dieta. 

La educación, el carácter, las experiencias, la genética, son componentes intrínsecos  para que tu peludo desarrolle o no agresividad. Pero la alimentación no tiene nada que  ver. 

A favor de la alimentación natural, hay que saber que muchos perros con algunos  problemas de comportamiento, como ansiedad o miedo, pueden mejorar con la  alimentación natural, ya que les permite estar un buen rato masticando y degustando  ingredientes que comerían de forma natural, y que les gustan, por lo que segregan  serotonina y otros neurotransmisores causándoles tranquilidad.  

Mito: Alimentar con carne cruda es muy peligroso porque contiene  patógenos como Salmonella y otros parásitos 

Realidad: El estómago de los perros tienen una pH mucho más ácido que el nuestro, el  suyo se encuentra entre el 1-2. Es decir, tiene una acidez elevada que neutraliza posibles  patógenos que podría haber en la alimentación.  

La combinación de su sistema digestivo con un pH ácido, sus enzimas digestivas y su  potente sistema inmunitario, hace que sea muy complicado que un perro se vea 

afectado por una Salmonelosis. Varios estudios apuntan a que hay perros que conviven  con la Salmonella y otras bacterias sin desarrollar la enfermedad.  

Recordad que los perros son animales “carroñeros”, aprovechan para comer lo que  encuentran. Por esto, pueden comer cosas del suelo sin verse perjudicados muchas  veces. Aun así, nunca es apropiado alimentar a propósito con carne en mal estado o  carne que no se haya almacenado y manipulado correctamente.  

Mito: Los huesos crudos son peligrosos 

Realidad: Uno de los mitos más extendidos en la alimentación de perros y gatos es que todos los huesos son peligrosos. En realidad, muchos huesos crudos son excelentes para  los peludos y son totalmente seguros. Los huesos crudos mantienen todas las  propiedades ya que al no someterse a temperatura, no pierden su humedad ni  elasticidad. Cocinar o deshidratar los huesos elimina la humedad, lo que los vuelve duros  y quebradizos, entonces pueden astillarse cuando se ingieren y resultar peligrosos. Los  huesos cocinados solo se podrán consumir triturados para que no supongan ningún  riesgo.  

Eso sí, hay que tener en cuenta que cuando empiecen a comer huesos deben hacerlo  bajo supervisión y deben ser huesos adecuados a su tamaño. 

Mito: Los cachorros y gatitos son demasiado jóvenes para comer huesos crudos. 

Realidad: Dar huesos crudos a cachorros y felinos es totalmente seguro, siempre y cuando se les proporcione huesos carnosos del tamaño adecuado para el tamaño y edad  del peludo. Además, los huesos carnosos son una fuente de calcio y fósforo, nutrientes  esenciales para el crecimiento y desarrollo de nuestras mascotas. 

Los cachorros pueden empezar por huesos carnosos como alitas o patas, con sus afilados  dientes empezarán a aprender a consumir dieta natural. 

Mito: La dieta cruda no es completa o equilibrada 

Realidad: Alimentar a nuestros perros y gatos con una dieta cruda equilibrada no es  difícil, pero sí necesita un conocimiento mínimo de nutrición. Es por esto que, si os  decidís a preparar vosotros mismos una dieta cruda, es importante tener cierta  formación en nutrición natural para perros o gatos o contéis con el apoyo de un  profesional. Si no queréis quebraderos de cabeza, no os preocupéis, ya que  con Guau&Cat podéis alimentar a vuestros peludos con una dieta cruda estudiada y  equilibrada gracias a veterinarios, nutricionistas y biólogos. Además, nuestro equipo de  nutricionistas estarán encantados de ayudaros a hacer la transición y resolver cualquier  duda que os pueda surgir durante el proceso de cambio de alimentación.  

Mito: No podemos dar dieta cruda en casa si hay una embarazada o un  enfermo

Realidad: No hay ningún problema mientras mantengamos la comida en buen estado.  Es importante descongelar la comida en la nevera y servirla sin dejarla mucho tiempo a  temperatura ambiente. En caso de que haya sobrado comida, habrá que desecharla o  guardarla. Siempre que limpiemos bien los cuencos y vigilemos que nuestro peludo no  esconda comida por algún rincón de casa, no será ningún riesgo.  

Mito: La dieta cruda es mucho más cara que un pienso 

Realidad: Depende mucho del pienso o comida húmeda que le des a tu peludo. Si  compras un pienso de supermercado de baja gama, seguro te saldrá un poco más cara  la alimentación natural. Si le dais un pienso de gama media o gama alta, el precio será  más o menos similar o incluso, puede llegar a salir un poco más económica la dieta  natural. Teniendo en cuenta que, con la comida barf le estaréis dando una dieta fresca,  sana, variada, equilibrada y con todos sus nutrientes y sabiendo perfectamente que  están comiendo, en lugar de alimentos ultraprocesados. Además, en el caso de  Guau&Cat todos los ingredientes vienen de proveedores locales y son de primera  calidad. 

Ahora que hemos desmentido algunos de los mitos más habituales sobre la dieta cruda, os animamos a que descubráis los platos y menús crudos y cocinados de Guau&Cat y, le  deis la mejor alimentación a vuestros peludos.

Categorías: Alimentación