10 Plantas tóxicas para perros y gatos que debemos evitar

Categorías : Consejos

La mayoría de humanos que convivimos con perros o gatos en casa, nos encanta  la naturaleza, y por ello, a veces, traemos un trocito de ella a nuestro hogar.  

En ocasiones, nos gustaría poner alguna plantita o árbol que dé más vida a  nuestro salón, terraza o patio. O a veces, incluso podemos recibir una planta o  unas flores como regalo o detalle especial. Pero si tenemos un animal en casa,  ¡hay que tener especial precaución! Existen plantas tóxicas que pueden resultar peligrosas para nuestros compañeros de cuatro patas, ya que contienen componentes tóxicos para ellos. 

Los perritos y gatitos pueden ser muy curiosos, sobre todo, cuando les  introducimos un nuevo elemento en su ambiente habitual, que en este caso  puede ser una nueva planta en el hogar. Podrían tratar de probarla e ingerirla, y  eso sería peligroso si la planta en cuestión es tóxica. 

¿Qué plantas son tóxicas para nuestros peludos? 

Lirios 

Los lirios son una de las flores más comunes cuando se trata de regalar, por su  belleza y su olor. Los lirios son tan bonitos como tóxicos para los gatos. Son  tóxicas sus hojas, sus pétalos,...Toda la planta es tóxica y venenosa para un  felino. Cuando colocamos un nuevo elemento en casa, en este caso, un ramo de  lirios o una planta de lirios, le puede llamar mucho la atención a tu gatito. Y si un  gatito llega a ingerir alguna parte de esta planta, le podría producir un daño en  sus riñones, que si no se actúa de forma inmediata, podría resultar fatal. 

Hortensia 

Hablando de flores, la Hortensia también es muy común como regalo u obsequio.  Tiene unas flores muy llamativas pero contiene una sustancia, la hydrangina,  que hace muy peligrosa su ingestión, porque cuando se ingiere y se metaboliza,  se descompone en cianuro de hidrogeno. Esta sustancia es muy tóxica y,  dependiendo de las cantidades ingeridas, causará síntomas más o menos  graves, pudiendo llegar a causar incluso la muerte. 

Adelfa 

La adelfa o Nerium oleander, esa planta grande con flores fucsia que decora  muchos jardines y muchos laterales de carreteras y autopistas, puede ser una  de las más peligrosas. También es tóxica en su totalidad, tanto hojas, como  tallo, flores,... Y si un perro llega a ingerir una cantidad equivalente a una o dos  hojas, ya podría resultar mortal. Vigila si pasáis por una zona donde haya adelfas  y, sobre todo, olvídate de ponerlas en tu jardín. 

Potus

Una de las plantas que más encontramos en los interiores, sobre todo en casas  y pisos, es el Potus. El potus es una planta de interior muy resistente con grandes  hojas tropicales, por eso, es muy tentadora de querer tenerla en casa. Pero mejor  pensarlo dos veces, si tienes un perro. 

Si tu perro llega a ingerir Potus, le podría producir inflamaciones, vómitos, e  incluso daño en los riñones. 

Monstera 

Hace un tiempo, que también está en tendencia decorar los interiores con la preciosa Monstera deliciosa. Es una planta con grandes hojas verdes, que  proviene de las selvas tropicales. Sus hojas llevan un gran contenido en oxalato  cálcico, entre otros componentes, que resulta tóxico si se ingiere. Por muy  bonita y fácil de cuidar que sea, ¡es peligrosa para los peluditos! 

Hiedra común 

La hiedra común, es una de las plantas más comunes que encontramos en todos  los patios y jardines, ya que hacen la función de valla ocultando la visibilidad al  ser una planta trepadora. La hiedra en sí, no es peligrosa, lo que es peligroso son sus frutos. La hiedra produce unos frutos que son bayas, y estas bayas contienen sustancias tóxicas. Vigila a tu peludo, si ves que las hiedras han  empezado a producir ya sus frutos. 

Cicas 

En los jardines y parques, solemos encontrar Cicas o Cycas revoluta, que es un  árbol ornamental también llamado falsa palmera, porque tiene la apariencia de  palmera con hojas más pequeñas. La ingestión de esta planta, produce  toxicidad, tanto para personas como para animales. Los signos de intoxicación  aparecen unas horas más tarde y podríamos ver vómitos, mucosas y piel  amarillenta, diarrea, debilidad,...Todo esto son síntomas de un fallo hepático que produce su ingestión. Es muy importante, evitar paseos por zonas donde  haya esta planta por la elevada mortalidad que tiene su ingestión. 

Flor de Pascua 

Durante las Navidades es más que común que se regalen las flores más típicas:  la Flor de Pascua o Poinsetia, esa plantita con grandes flores y hojas rojas. La  savia de esta planta contiene diterpenoides y saponinas y, pueden producir  salivación y vómitos, si se llega a ingerir. Si te han regalado una y tienes un perrito en casa, lo mejor será que la coloques en un sitio inaccesible para él; y si  tienes un gato, lo mejor será que tengas la planta en una habitación donde él no  acceda o, que regales la plantita a alguien que no viva con peluditos. 

Muérdago 

Otra planta protagonista durante las Navidades es el muérdago y no se escapa  de ser tóxico. Los frutos y las hojas de esta planta contienen lectinas y  foratoxinas que, si se ingieren, puede producir salivación, deshidratación,  problemas neurológicos y parálisis. Mejor deja el muérdago en un estante  bien alzado fuera del alcance de tu peludo. 

Cannabis sativa 

No nos tenemos que olvidar que la Cannabis sativa o la planta de la Marihuana,  puede resultar tóxica tanto para perros como gatos, si ingieren grandes  cantidades. Y lo mismo pasará si ingieren directamente la Marihuana. Esto es  debido al tetrahidrocanabidiol (THC), una sustancia que contiene la planta del  cannabis y la marihuana. La concentración de THC puede variar mucho según  la variedad de planta. Pero si crees que tu peludo ha podido ingerir por accidente  esta sustancia, lo mejor será que avises al veterinario para que le puedan instaurar un tratamiento oportuno para su pronta recuperación. En caso de no  actuar el THC puede provocar incoordinación, hipersalivación, desorientacion,  hipotermia, vómitos, temblores y problemas neurológicos, así como convulsiones  o deprimir el sistema cardiovascular.  

Hay algunas tiendas que ya tienen sección de plantas pet-friendly, que significa  que no son tóxicas para nuestros peludos. Y esto es ideal cuando queremos  hacer un regalo.  

La toxicidad de cada planta está relacionada con la cantidad que haya podido  ingerir nuestro peludo y, también con el peso o tamaño del animal. La toxicidad  de cada componente se mide por gramos de tóxico por cada kg de peso del  animal. Y también estará relacionado el estado de salud del peludito.  

Si vemos que nuestro perrito o gatito muestra algunos signos como salivación  excesiva, vómitos, diarrea, incoordinación, somnolencia, sangrado,... Es  momento de correr al veterinario. Y, si ha estado cerca de una de estas plantas,  ¡es importante que lo sepamos para poder actuar lo antes posible! En estos  casos, el tiempo es oro, pero si actuamos de forma rápida, les podemos salvar  la vida.  

¿Eras consciente de todas las plantas peligrosas para ellos que nos rodean?

Artículos relacionados

Share

Añadir un comentario