Solo cosas buenas

Descubre nuestra variedad de productos

IR A LA TIENDA


¿Te ayudamos?
Contacta con nosotros

Para que sepas en todo momento qué es lo que come tu pequeño, te mostramos qué composición tienen todos los platos

Sin colorantes ni conservantes.
Tu pequeño solo disfrutará de
COMIDA DE VERDAD,
nada más.

Grasas saludables

0 - 30%

Omega 3 que reduce el colesterol malo (LDL)

Productos agrícolas

10 - 15%

Vegetales de producción local libre de adhitivos y conservantes

Proteinas

85 - 90%

Proteinas provenisntes de carnes libres de hormonas, 100% ecológica

Pollo

El pollo es un alimento muy valioso por sus propiedades nutritivas. Se trata de carne blanca, baja en calorías y grasa, con un importante aporte proteico, ácido fólico y vitamina B3, ideales para el buen funcionamiento cerebral. También es fuente de minerales como el hierro, zinc, fósforo y potasio, necesarios para la buena salud muscular y mantener unos dientes y huesos saludables.
Es también rico en triptófano, esencial para segregar serotonina y melatonina, vitales para regular el ciclo del sueño-vigilia.
También cuenta con grasas insaturadas que ayudan a reducir el denominado colesterol malo y aumentar el colesterol bueno.
El pollo ofrece una gran cantidad de vitaminas, tales como:

Vitamina A. Para la mejora de la salud ocular.
Vitamina B. Imprescindibles para las células del metabolismo.
Vitamina B2. Ayudan a reforzar el sistema inmunitario.

Pavo

El pavo es una carne blanca ligera rica en aminoácidos esenciales que el organismo del perro requiere.
Por su poco contenido en grasa y colesterol es una de las mejores carnes magras del mercado y es muy recomendable incluirla en una dieta saludable.
Entre los minerales que contiene el pavo destacamos el magnesio, zinc, fósforo, potasio y selenio. En cuanto a las vitaminas cabe destacar las vitaminas B6 y B12.

Ternera

La ternera es una carne roja que contiene vitaminas y minerales como potasio, magnesio, calcio, zinc y el hierro. El alto contenido en zinc facilita una mejor asimilación y un mejor almacenamiento de la insulina. También ayuda en su crecimiento y es beneficioso para el sistema inmunitario y la cicatrización de heridas y ayuda a metabolizar proteínas.

Cordero

El cordero es especialmente rico en proteínas de alto valor biológico, es decir, que contiene casi la totalidad de los aminoácidos esenciales que necesita el organismo.
Tiene un alto contenido en minerales, como hierro, importante en caso de anemia. También aporta vitaminas del grupo B, fundamentales para el buen funcionamiento del sistema nervioso.
Hay que tener en cuenta que es una carne roja con alto contenido en grasas saturadas, por lo que no es aconsejable en casos de sobrepeso.

Cerdo

Vitaminas del grupo B y un alto contenido en minerales como el hierro, el zinc, el fósforo, el magnesio y el potasio.

• Músculos y articulaciones fuertes: el alto contenido en aminoácidos esenciales y condroprotectores que ayudan a reforzar el sistema muscular y protegen las articulaciones.
• Colesterol controlado: su contenido en ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados ayuda a equilibrar los niveles de colesterol y mejora la salud cardiovascular.
• Rica en omega 3: las grasas que se infiltran en la musculatura de los cerdos criados en libertad (también llamadas vetas), son ricas en ácidos grasos omega 3 que ayudan a: mantener la piel elástica y el pelo brillante. Prevenir problemas articulares. Combatir radicales libres por su efecto antioxidante.

Pescado Azul

Es un magnífico aliado a tener en cuenta por ser un alimento rico en omega 3, que influyen directamente en el sistema inmunológico.
Además contiene vitaminas liposolubles totalmente necesarias para mantener los huesos fuertes (vitamina D), con efectos poderosos antioxidantes (vitamina E) y la capacidad de formar células (vitamina A).
Hay que destacar la cantidad de vitaminas hidrosolubles, como por ejemplo vitamina A (vitales para el sistema nervioso) y la vitamina C (útil para prevenir el envejecimiento de los órganos del cuerpo).

Calabaza

Fuente de vitaminas, minerales, proteínas y ácidos grasos de omega3. Contiene gran cantidad de vitamina A y C, riboflavina, potasio, cobre y manganeso. En menor cantidad vitamina E, B6, hierro, magnesio y fósforo.
La calabaza es rica en carotenos, fitonutriente súper beneficioso (anti-inflamatorio, regulador de colesterol y trigliceridos), se convierte en vitamina A en el cuerpo dando una buena inyección de antioxidantes que ayudan en la prevención de enfermedades del corazón, cáncer y muchos de los efectos degenerativos propios del envejecimiento. La vitamina A también necesaria para una buena visión, ayuda a prevenir el cáncer de pulmón y de boca.
Las semillas de la calabaza son una fuente concentrada de minerales y vitaminas. La fibra ayuda a mantener una eliminación regular y a mantener el colon limpio. Un extra especial de la semilla de calabaza es el aminoácido triptófano, el cual, una vez en el cerebro, se convierte en GABA- un nutriente que relaja al cuerpo, calma los nervios y mejora el sueño.

Zanahoria

El 90% es agua, 7% hidratos de carbono, 1% proteína vegetal, casi un 0% de grasa y menos del 3% de fibra.
Los minerales que aportan son potasio, sodio, calcio, fósforo, magnesio, hierro, zinc, yodo y selenio.
En cuanto a vitaminas, la zanahoria cuenta con vitamina C, E, B3, B1, B2, carotenos y ácido fólico.
La zanahoria es una fuente de antioxidantes que son los que nos protegen del envejecimiento prematuro, protegen la salud cardiovascular. Además esta hortaliza se conoce por su efecto positivo sobre la piel, vista y encías.
Ayuda a prevenir el estreñimiento, problemas de visión y retrasa el envejecimiento. Promueve la eliminación de toxinas y productos de desecho del organismo por su acción diurética.

Brócoli

Tiene una gran importancia des del punto de vista nutricional, ya que contiene una elevada cantidad de fibra, minerales (hierro, fósforo y potasio) y vitamina C.
Hay que destacar una elevada proporción de azufre, que le confiere propiedades microbianas e insecticidas, además de ser responsable del fuerte olor que desprende durante su cocción.
Se le atribuye un efecto protector frente a diversos tipos de cáncer: pulmón, endometrio, útero y tumores relacionados con el tracto gastrointestinal (estómago, hígado, colon), que parece ser debido a su gran contenido en nutrientes antioxidantes (carotenos y vitamina C) y fibra.

Calabacín

Contiene abundante fibra y cantidades notables de nutrientes esenciales: ácido fólico, potasio, hierro, manganeso, vitamina A y vitamina C.

Además del potasio, que contribuye a regular la tensión arterial y la distribución de líquidos en el cuerpo, el calabacín proporciona tres minerales esenciales para el buen estado de los huesos: calcio, fósforo y magnesio.

Judías Verdes

Gran fuente de fibra, minerales, como el calcio, potasio, fósforo y magnesio; además de vitaminas B2, B6 y vitamina C. Por su contenido en fibra soluble es una buena propuesta a la hora de ayudar al organismo a rebajar los niveles de colesterol, contribuyendo a mejorar también el tránsito intestinal.

Manzana

Rica en vitaminas. Sobre todo A y C, fósforo, calcio y hierro. Contiene vitaminas del grupo E, conocidas por ser fuertes antioxidantes. La piel de la manzana tiene pectina, que protege la mucosa intestinal.

Tripa Verde

La Tripa Verde además de todos los nutrientes de los vegetales también contiene aminoácidos, enzimas digestivas y otros jugos gástricos que ayudan a digerir la propia comida.

El análisis nutricional de la Tripa Verde revela que su relación calcio – fósforo es óptima, su pH es más bien ácido, lo que ayuda a su digestión. También tiene un alto nivel de proteínas y de grasas, que los carnívoros como los perros y los gatos son capaces de convertir en energía. Y, además contiene ácidos grasos, Linoleico y Linolénico (importantísimos para la piel ya que ayudan a crear una barrera protectora, flexibilidad, tersura e hidratación de la piel, …) , en las proporciones oportunas, Lactobacillus Acidophilus (bacteria intestinal beneficiosa, principal ingrediente de los probióticos comerciales).